La Sordera, Un Problema Mundial

 In AG Bell, Madrid, Spanish

Madrid se va a convertir en el foco del mundo de la hipoacusia y la sordera, del 30 de junio al 2 de julio, gracias a la celebración del Simposio Global de AG Bell de Escucha y el Lenguaje Hablado. Los mejores especialistas se van a dar cita en un encuentro de alto nivel. Porque la sordera presenta unas cifras importantes. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que en el mundo hay 466 millones de personas con pérdida de audición discapacitante, más de un 5% de toda la población mundial. Y de ellos, 34 millones son niños. Según los cálculos de la OMS, en 2050 más de 900 millones de personas (una de cada diez) sufrirán pérdida de audición.

La pérdida de audición discapacitante supone una pérdida de audición superior a 40dB en el oído con mejor audición en los adultos, y superior a 30dB en el oído con mejor audición en los niños. La mayoría de las personas con pérdida de audición discapacitante reside en países de ingresos bajos y medianos. Un tercio de los mayores de 65 años sufre pérdida de audición discapacitante. La máxima prevalencia en ese grupo de edad se da en Asia meridional, Asia-Pacífico y el África subsahariana.

La pérdida de audición puede tener distintos orígenes (factores genéticos, afecciones perinatales, infecciones, enfermedades del oído, ruido o medicamentos). La audición resulta esencial para aprender a hablar, lograr buenos resultados escolares y participar en la vida social. La pérdida de audición provoca un obstáculo para la educación y la inclusión social. La detección temprana es fundamental, pues con la intervención apropiada se puede superar el problema. El uso de audífonos, implantes cocleares y otros dispositivos de ayudas, así como el empleo de subtítulos y otras medidas de apoyo educativo y social, permiten una mejora en la situación de las personas con pérdida de audición.

Pero la producción de audífonos, por ejemplo, solo llega para solucionar algo menos del 10% de las necesidades mundiales. Los entornos de ingresos económicos bajos suelen llevar aparejados la falta de baterías y de servicios de ajuste y mantenimiento de estos audífonos.


Las consecuencias de la sordera pueden generar efectos importantes en el día a día: sensación de soledad, aislamiento y frustración, sobre todo en personas mayores. Aparte de los problemas de comunicación y los emocionales, la pérdida de audición tiene repercusiones económicas. La OMS calcula que los casos desatendidos suponen un coste mundial anual de 750.000 millones de dólares. En esa cifra están incluidos los costes del sector sanitario (sin contar el coste de los dispositivos de ayuda a la audición), los costes del apoyo educativo, la pérdida de productividad y los costes sociales. En los países en desarrollo, los menores con pérdida de audición apenas son escolarizados. Y entre los adultos, la tasa de desempleo es mucho más alta.

La prevención también ayuda. La OMS calcula que el 60% de las pérdidas de audición en la niñez se podrían evitar con medidas de prevención: vacunar a los niños contra las enfermedades de la infancia, administrar la vacuna contra la rubeola a las adolescentes y las mujeres en edad fértil antes de que queden embarazadas, prevenir las infecciones por citomegalovirus en mujeres embarazadas, fortalecer los programas relativos a la salud materna e infantil, evitar el uso de algunos medicamentos que puedan ser nocivos para la audición y remitir al servicio pertinente a los bebés que presentan riesgos altos para someterlos a una evaluación y diagnóstico tempranos.

Leave a Comment

Contact us

Send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt
Translate »